Entró en vigor la reforma a la fracción IX del artículo 28 de la Ley de Seguridad Pública del Estado de Jalisco, que precisa que cuando un integrante del personal operativo fallezca a consecuencia de un riesgo de trabajo, sus hijos recibirán una beca educativa durante el tiempo que continúe con sus estudios superiores.