La abogacía es una de las más nobles profesiones, pues uno de sus principales objetivos es preservar el valor de la justicia en cualquier sociedad y proteger los derechos humanos de todos las personas, sin importar su origen, género o cualquier otra circunstancia. En suma, el desempeño de los abogados en su papel de profesionales del derecho, en cualquiera de los posibles roles que puedan desempeñar, debe estar orientado en toda situación por un conjunto de principios y valores, pues del respeto a las normas y su justa aplicación depende en gran medida la consolidación de la cultura de la legalidad.

Es tal la importancia del respeto al sistema jurídico en cualquier sociedad, que el jurista y autor uruguayo Eduardo Juan Couture Etcheverri, a fin de orientar la práctica profesional de quienes deben ser los principales promotores de la cultura de la legalidad, escribió una obra denominada Los mandamientos del abogado”, en la que desarrolla un decálogo con principios cardinales para tal efecto. Así pues, cualquier abogado o estudiante de derecho debe conocerlo, o en su caso recordarlo, por ello lo transcribimos aquí para tu beneficio:

Portada del libro "Los mandamientos del abogado". Imagen recuperada de google imágenes.
Portada del libro “Los mandamientos del abogado”. Imagen recuperada de google imágenes.

I. Estudia. El Derecho se transforma constantemente. Si no sigues sus pasos serán cada día un poco menos Abogado.

II. Piensa. El Derecho se aprende estudiando, pero se ejerce pensando.

III. Trabaja. La Abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de la Justicia.

IV. Lucha. Tu deber es luchar por el Derecho, pero el día que encuentres en conflicto el Derecho con la Justicia, lucha por la Justicia.

V. Sé leal. Leal como tu cliente al que no puedes abandonar hasta que comprendas que es indigno de ti. Leal para con el adversario, aun cuando el sea desleal contigo, Leal para con el Juez que ignora los hechos, y debe confiar en lo que tu le dices y que, en cuanto al Derecho, alguna que otra vez debe confiar en el que tú le invocas.

VI. Tolera. Tolera la verdad ajena en la misma medida en que quieres que sea tolerada la tuya.

VII. Ten paciencia. El tiempo se venga de las cosas que se hacen sin su colaboración.

VIII. Ten fe. Ten fe en el Derecho, como el mejor instrumento para la convivencia humana; en la Justicia, como destino normal del Derecho, en la Paz como substitutivo bondadoso de la Justicia; y sobre todo, ten fe en la Libertad, sin la cual no hay Derecho, ni Justicia, ni Paz.

IX. Olvida. La Abogacía es una lucha de pasiones. Si en cada batalla fueras llenando tu alma de rencor llegaría un día en que la vida sería imposible para ti. Concluido el combate, olvida tan pronto tu victoria como tu derrota.

X. Ama tu profesión. Trata de considerar la Abogacía de tal manera que el día que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proporcionarle que sea Abogado.

¡Platícanos que opinas del Decálogo del abogado de E. J. Couture!

Comentarios